Nos vivimos proyectando sobre otras personas. Vivimos imaginando, escenarios o actitudes que en ese momento de nuestras vidas nos generan cierto confort. Nos calman las incertidumbres a este pequeño confort. Este breve momento de paz nos puede generar dolor y una decepción a largo plazo. Debemos de recordar que son las acciones los demás lo que debe de definir la imagen que tenemos de ellas, no sus palabras, y mucho menos nuestra imaginación. Suena algo imposible de hacer y lograr tener tanta calma en la mente que no necesita generar escenarios imaginarios

Me estoy causando yo mismo daño? #palabras #saludmental #pensamientos #calma