Sólo se transita un duelo por aquello que hemos amado. Una persona, una idea, un trabajo, una relación. Si no hubo amor, no ídolo posible. Se deja correr el tiempo y listo, sufrimos y se nos pasa. Mientras que en el duelo, el dolor no pasa nunca. Pero si nos transformamos, porque un duelo nos cambia, no reinventa. Y eso se logra

Durante el duelo sufrimos por lo amado que ya no está. Y ese dolor sólo se da por lo amado.