Respira. Piensa en soluciones. No permitas que la preocupación te controle. No dejes que el estres te rompa. No te rindas. Todo estará bien

Respirar es tomarnos un momento para nosotros, para observar y decidir por dónde continuar.